De par en par

Soy hija de mi madre más que de mi padre y se que también me reclaman como suya, la luna y el mar. Istmeña de cuna, mas en mis ojos se puede ver a mis ancestros recorriendo cada rincón del mundo antes de llegar a Panamá.

Soy tan ecléctica como mis orígenes y con oídos que se afinan y danzan con el repicar de los tambores y las vibraciones de las cuerdas.

También soy muy alegre, pero a veces, dependiendo de la circunstancia, me consume la nostalgia como a cualquier pinche mortal.

Mi inseguridad me precede, me cuesta mostrarme, también encajar… y ni hablar de mi genio: volátil, sincero y casi nunca certero, pero jamás llevo a cuestas, rencores enraizados o malos sentimientos.

Cuenta la historia que me corren lágrimas por las venas, la mayoría de sal y están siempre acompañadas por murmullos de recuerdos, carcajadas, suspiros y una que otra pena que gravita sin sanar.

En cuanto a mi corazón, este late despacio y precavido, encuentra su mas fina paz en el vasto e infinito océano, donde tu luna y mi luna es la misma, donde compite con el estruendoso reventar de las olas y donde es más que nunca capaz de dejar extasiado de amor y ritmo a quien se atreva a quererle escuchar.

Me gusta mucho recibir, pero prefiero mil veces dar. Doy risas y ocurrencias a borbotones o simples guiños, lo que sea que necesites para tener un poco de paz.

A veces sueño de día o de noche que me encantaría borrar las tristezas del mundo, los resentimientos y rencores y así de una vez por todas, curar en este planeta el maldito mal de amores.

En esta vida y no se si en las pasadas, me he destacado como madre innata. La vida no me ha regalado hijos propios, pero el mar con su marea me ha traído amigos, amores que maúllan o ladran y hasta desconocidos por quienes velar.

Y mis manos, con dedos largos y delgados mueren siempre por querer agarrarte, ni de a vaina soltarte. Suelo abrirlas seguido, de par en par, para atrapar tus sonrisas y nuestros sueños, tu corazón, alguna canción y tu verdad.

Me hipnotizan las caricias, me hacen levitar, llevándome a un universo paralelo al nuestro donde puedo ser siempre lo que quiero y dejarme llevar.

Por último pero no menos importante, mi nombre el cual es bastante peculiar. Es pintoresco, disonante y encierra mis más profundos misterios, los secretos y sueños de Karlotita con Ka.

KarlotitaconKa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s