Ni Valentín ni ceniza

Estoy sentada a orillas de la quebrada que está detrás de la casa de mi mamá en Las Lajas. Aquí se alojan tantos recuerdos; recuerdos tan viejos que casi que se visten de blanco y negro y donde puedo ver a mi papá tomándose su seco con leche, a mis primos y a mi jugando y chapoteando o corriendo y gritando porque alguno vio “un duende”, a mis sobrinos cuando eran bebés (ya tiene casi 19 años la mayor) y a mi primer amor a quien alguna vez también le mostré este lugar. Cuántos sentimientos pueden acumularse en un solo sitio, cuantas risas, cuantos abrazos y besos.

Sentada aquí solo pienso en lo hermoso que ha sido todo, en lo dichosa que he sido de poder atesorar tantos bellos momentos y que a pesar de que no volverán, moldearon mi corazón y lo hicieron honesto.

San Valentín o miércoles de ceniza, pagano o religioso, lo importante es reflexionar, dar gracias, recordar como amarme y que está permitido perdonarme sin importar qué día sea; recordar que soy una simple mortal dándole la vuelta a un sol que por ser milenario se cree inmortal. No importa que o como me mueva, lo importante es atreverme a no soltar las riendas de una vida que aún me pertenece. No hay nada más rico que permitirse sentir ese aleteo en la barriga de lo que nos hace feliz.

El pasado no vuelve más y ya no tengo control sobre él y es por eso que cada vez estoy más que decidida y consciente de querer construir los mejores futuros recuerdos de mi constante presente. La vida es muy efímera, fugaz…así que me rehuso a seguir perdiendo el tiempo en el hubiera. Que mi penitencia sea también mi salvación, porque a veces lo que más cuesta es salir de la zona de confort donde el miedo es quien gobierna.

No me importa si mi corazón se vuelve delator; ya sea que me clave flechas o me bañe en cenizas seguiré adelante aunque sea de rodillas.

El hombre moderno vive bajo la ilusión de saber lo que quiere, cuando, en realidad, desea únicamente lo que se supone (socialmente) ha de desear. Saber lo que uno realmente quiere no es cosa tan fácil como algunos creen, sino que representa uno de los problemas más complejos que enfrentan al ser humano.

– Erich Fromm

KarlotitaconKa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s