Haciéndome mujer

“Una no nace mujer, una se hace mujer” -Simone De Beauvoir

Antes de ayer fue el 8M o día internacional de la mujer y debo reconocer que comencé a conmemorarlo hace solo poco más de 4 años lo cual coincide con mis inicios en la escuela de Psicología.

Me impactó muchísimo orientar hacia un nuevo rumbo el significado que tenía ese día para mi y despertar ante la ignorancia que aún nos arrulla como sociedad con respecto a este tema. Yo tenía muchas creencias centrales sobre lo que significa ser mujer que me fueron enseñadas por mi madre, la mujer más trabajadora y honesta que he conocido jamás -un pequeño piropo para la “quemepa”- sin embargo, todas en su mayoría machistas las cuales no voy a detallar ahora porque no es el propósito.

Ser mujer es mucho más que parir y por aquí quiero empezar porque me rehuso a que seamos seres maravillosos que damos vida. Ser mujer no se circunscribe a la maternidad. Si este “don” nos hiciera acreedoras de algún tipo de bono por ser “especiales” estaríamos ganando más dinero, fuéramos prioridad en las contrataciones y no seríamos blanco de violencia de género. Además, ¿qué pasa con aquellas mujeres que no pueden o no quieren ser madres? Pues se les señala, se les minimiza y se les victimiza por no cumplir ese rol que les fue designado en la vida.

Ser mujer es que desde pequeña seas señalada porque no eres lo suficientemente femenina o no te gustan los “juegos de niñas”. También es que no te den permiso para ir a jugar a donde tu amiguita porque en esa casa hay un papá, hermanos o un primo y “uno nunca sabe”.

También ser mujer es que aprendas -o quizás nunca lo logres- a caminar por la calle y escuchar todo tipo de porquerías y barbaridades sin importar qué edad tengas y que te juzguen porque nunca aprendiste a lidiar con eso y no eres capaz de “desarmarlos con un besito de vuelta”.

Ser mujer es que te violen y te echen la culpa porque “quien te manda a salir de noche” o “es que andaba de borracha o de puta”. Porque claro, vivimos en un mundo donde según los periódicos solo violan a las que salen de noche o andan en short.

Ser mujer es que te enseñen desde chica que para ser una gran mujer te toca estar detrás de un gran hombre, o que “la mujer del César no solo tiene que serlo sino parecerlo”.

La verdad es que lo importante no es al lado o detrás de quien estés caminando o si te gustan o no los juegos rudos o femeninos. Si eres de las que te gusta salir de rumba o prefieres quedarte en casa. De si te cogiste a 5,6,7 o solo a 1. Lo que debe importar es que podamos elegir y no ser juzgadas por nuestras elecciones. Que podamos ser madres o no, trabajar o no, ser astronautas, cineastas, amas de casa o no y que si te apagan los ojos y los sueños la justicia recupere la visión.

Que no nos juzguen por querer decidir sobre nuestro cuerpo porque “es que ser madre es un don”. Que no podamos abortar, pero tampoco esterilizarnos por si mi pareja más adelante quiere más hijos … exigirle a niñas que sean madres pero negarles educación sexual en el aula de clases.

Yo soy madre porque así lo decidí y el único don que tengo es luchar para enseñarle a mi hijo a no invisibilizar la lucha, a no minimizarla y a empatizar para que así no se le ocurra ni siquiera a opinar sobre lo que no ha vivido por su condición de haber nacido varón.

Seguiré alzando mi voz, marchando y luchando por las que ya no están y por las que están, pero no pueden hacerlo. Seguiré incomodando y cuestionando en pos de nuestro presente y futuro. Lo seguiré haciendo hasta que no falte ninguna y hasta que la justicia finalmente abra los ojos.

– Karlotita con ka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s